lunes, 29 de diciembre de 2008

Las Canoplas: Bat Man (1988)



El año es 1988.
En el país el horno no está para bollos. La primavera democrática iniciada cinco años antes ha devenido en un verano sofocante y se avecina un invierno que durará más de 10 años: levantamientos militares, hiperinflación, cortes de energía, son imágenes corrientes en las postales de la época.
En el ámbito del rock, la muerte de Federico Moura en diciembre cierra un año iniciado con la de Luca Prodan a fines del '87 y que incluye la de Miguel Abuelo en marzo de ese año. Así, en el lapso de 365 días, desaparecen las tres figuras que a principios de la década le habían dado el sacudón que despertó de la modorra al rock argentino, dejando un inevitable vacío. La renovación parece quedar en algunos grupos que habían editado sus primeros trabajos en esos años, como La Sobrecarga o Don Cornelio y La Zona, pero éstos tampoco sobrevivirán a la década.
En este contexto, una tapa rara, sin anverso ni reveso claros, con intérprete, título, letras y créditos dispuestos en forma desordenada, más parecido a un sobre interno que a una portada, aparece en las bateas. Se trata de "Bat Man", disco debut de Las Canoplas, banda integrada por cuatro muchachos del interior que a principio de la década habían recalado en La Plata para llevar adelante sus estudios de diseño gráfico, industrial y escenografía.
La grabación y publicación del LP (sí, grandote, de vinilo y con dos lados: A y B) es el fruto de un concurso organizado por “Submarino amarillo”, un programa que se emitía en FM Rock&Pop (sí, hubo una época en la que uno clavaba el dial en 106.3 para encontrar cosas nuevas) conducido por Tom Lupo. Los muchachos de La Plata se hicieron con el galardón tocando, en la final de Palladium, "Modernoso", el tema instrumental que abre el disco. La producción artística corrió por cuenta de Mario Serra, baterista de Virus.
Cuando la púa inicia el recorrido por los surcos del disco, por los bafles del minicomponente se inicia un viaje de 30 minutos en 15 paradas: duraciones cortas, estructuras minimalistas, instrumentos y voces dispuestas horizontalmente, sin predominancias, y letras compuestas con una lógica que escapa a lo que se produce en el momento, cantadas por distintas voces según la pista, vocalizaciones cortas. Para comparar, hay que buscar en discos de afuera. Y no en los que ofrecen las vidrieras de las disquerías de la ciudad. Tal vez hurgando en la batea de importados de Island, Crazing o Jeu, encargando una grabación en cassette en La Vitrola o Libro 49, o tomando el Río de la Plata y yendo a disquerías como Abraxas o en Parque Rivadavia, demos con algo que suene parecido: Love&Rockets, Psychedelic Furs, Devo...
La época no fue generosa con Bat Man. Quien tenía un austral (unos cuantos, muchísimos, ceros) lo invertía en fideos o en dólares, dificilmente en discos, y mucho menos en uno que no conociera o que no sonara a lo que conocía. Las crisis internacionales de producción de vinilo que desabastecían al mercado dificultaban reediciones y nuevas tiradas. El inminente cambio de soporte producido con la irrupción, pocos años después, del disco compacto condenó al olvido y a la descatalogación al material no reeditado en el nuevo formato. Sin una fuerte campaña de difusión, el disco pasó prácticamente desapercibido para el público, convirtiendo a Las Canoplas en una suerte de banda de culto y a "Bat Man" en un disco maldito. Ni siquiera ayudó la procedencia de la banda, oriunda de la ciudad que había aportado dos números fuertes a la década en lo que rock respecta: Virus y Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota.
Tampoco ayudó a la banda el hecho de que sus integrantes se hayan desenvuelto con éxito en sus carreras profesionales. Poco después de la edición de "Bat Man", la formación se dispersaría por unos años. Su próxima irrupción discográfica, "La trayectoria del boomerang", llegará en 1995.
20 años después de su edición, "Bat Man" no ha sido reeditado en formato de CD. Algunos temas fueron incluidos en "Metal Box", selección de temas de los tres discos del cuarteto, editado en 2003.
Se ve que nos portamos bastante bien este año, porque Papá Noel llegó generoso al arbolito de La Secta del Cordero.

Bajen y disfruten

Lado A:
Modernoso
El Aña
Llega Suganuma (el presidente de cuerpo presente)
Melodías inolvidables
Rasti
¡Haio Silver!

Lado B:
Héroes cabalgando en una tarde de domingo
Ritmoide
Cual cumbanchero
The Man
Flor De Saigón
¡Cultiven hongos muchachos!
Funky Town (donde puedes elegir tu época)

Milanesa Beresiarte: bajo y voz
Rrilo Sarmiento: batería y voz
Weberly Sarmiento: guitarra, trombón y voz
Topi Reta: guitarra y voz
Andrés Castro: saxo, saxín, clarinete, piano y voz
Mario Serra: percusiones

Grabado en 16 canales en estudio Los Prados
Productor Artístico: Mario Serra
Asistente: Gordo Serra
Técnicos: Boli y Cacho Iseas

Más data (mucha e interesante) en www.lascanoplas.blogspot.com

1 comentario:

autobombo dijo...

casi hago cagada... pero recuperamos el post. y encima los de wadu-wadu mencionan la fuente. abrazo

gran adqui$$ición

h.a.p.